•En tan sólo tres días a partir de la denuncia, la FGJE investiga, ubica y coordina acción de cateo; captura, judicializa y logra sentencia para Ary Eduardo “N.”, “El Ary”.

•Debido a que, según la denuncia, el agresor se dedicaba a actividades ilícitas utilizando armas largas y cortas, la FGJE contó con el apoyo de elementos de la AMIC, Guardia Nacional, Policía Estatal y Policía Municipal para la acción táctica de dos cateos, en uno de ellos se encontraron los indicios del delito y en el otro se logró la captura del hoy sentenciado.

•Ante los datos de prueba presentados por el Agente del Ministerio Público, el imputado aceptó su responsabilidad y fue sentenciado a 20 años de prisión, mediante procedimiento abreviado.

•“Angela” recibe atención y acompañamiento psicológico, como parte del proceso de su recuperación.

Magdalena, Sonora, junio 12 de 2020.- Hace un año «Angela», entonces de 16 años de edad, inició la convivencia en unión libre con su pareja sentimental Ary Eduardo “N.”, “El Ary”; sin embargo, a muy corto tiempo, la relación se transformó en un infierno, donde reinaba el maltrato, la violencia familiar, la violación sexual y en los últimos días hasta la privación ilegal de la libertad.

En las primeras semanas del mes de junio, tras padecer cuatro días de gran sufrimiento y temor por su vida, al ser severamente maltratada por Ary Eduardo “N.”, la menor de edad, hoy de 17 años, decidió denunciar los hechos ante la Fiscalía General de Justicia (FGJE).

Fue el día 7 de junio cuando “Angela” acudió a interponer la denuncia y explicó a las autoridades las agresiones de que fue objeto por parte de su pareja, así como también detalló que Ary Eduardo “N.” se dedica a negocios ilícitos en la región, por lo que siempre anda armado con pistola y rifle.

Durante su testimonio señaló que, durante la última semana, su pareja la mantuvo privada de la libertad, sufrió violencia física y psicológica, durante ese tiempo “El Ary” la mantuvo encerrada en un domicilio de la colonia El Sásabe, de esta ciudad. Además, fue objeto de maltrato físico y sexual por su ahora ex pareja.

La FGJE inició las investigaciones, solicitó la orden de aprehensión, realizó dos cateos, en los que fue posible encontrar los indicios e instrumentos que utilizaba el agresor para someterla y agredirla, ubicando al hoy sentenciado en uno de los domicilios cateados; en estas diligencias participaron elementos AMIC, PESP, SEDENA, y Guardia Nacional.

La audiencia inicial se realizó el 10 de junio del año en curso, donde enfrentó a la justicia, y quedó vinculado a proceso; ante las pruebas expuestas por el Agente del Ministerio Público, aceptó su responsabilidad y mediante procedimiento abreviado se le dictó la sentencia condenatoria, que lo obliga a permanecer 20 años en prisión.

Por su parte, «Angela» fue atendida de inmediato por personal de la FGJE, se le brindó protección con vigilancia policiaca, atención médica, apoyo psicológico y acompañamiento durante esta etapa que enfrenta para su recuperación, la decisión de “Angela”, y la pronta respuesta institucional lograron salvar su vida e iniciar de nuevo, una vida libre de violencia.