Los pescadores furtivos huyeron al percatarse de la policía 

San Felipe, BCS.- Pese a las recomendaciones que ha hecho el gobierno de México para cuidar la vaquita marina, la pesca furtiva de la especie sigue adelante a pesar de que está en vías de extinción, un producto que se trafica clandestinamente para llevarlo a territorio asiático, donde se vende como un producto altamente afrodisiaco. 

      Hace unos días, elementos de la Policía Federal Ministerial (PFM) en esa localidad, al mando del comandante Israel Madrid Ramírez llevaron a cabo una importante investigación que los llevo al aseguramiento de una bolsa con al menos 49 piezas de vejigas natatorias o “buches de totoaba McDonald”, una especie en veda desde 1975 en México. 

   Los agentes federales se encontraban realizando un patrullaje en las inmediaciones de la Playa Hawái el miércoles por la noche, en seguimiento a una carpeta de investigación sobre el tráfico de esta especie en la zona. 

   En estos hechos no se reportaron personas detenidas, pues presuntamente lograron huir cuando vieron las unidades de la Fiscalía General de la República (FGR) acercarse a la playa donde ocurrió el aseguramiento, que fue abandonado por los pescadores. 

   Dentro de una bolsa negra los agentes encontraron un total de 49 piezas de vejiga natatoria o buche de totoaba, producto altamente codiciado en el mercado negro asiático por sus supuestas propiedades afrodisiacas. 

   Este aseguramiento y los indicios recabados por los agentes fueron integrados a la carpeta de investigación federal de la FGR FED/BC/SF/0001081/2019, relativa a delitos contra la biodiversidad.   

   Los objetos asegurados fueron puestos a disposición de la agencia del Ministerio Público Federal en San Felipe.